SENTIMIENTO DE GRATITUD

¡Que bendición tan maravillosa es gozar de salud!. Tal vez este sentimiento de gratitud sea difícil de ser comprendido por las personas que nunca se enfermaron. Pero si reflexionan, sin duda alguna, entenderán. Por ejemplo, para saber lo difícil que es vivir sin ver, es suficiente pasar un tiempo con los ojos vendados. Para comprender un poco las dificultades de los deficientes físicos, basta pasar un tiempo usando sólo uno de los brazos o una de las piernas. Si agarramos un poco de piel del abdomen con un sujetador de papel, quizás sea posible sentir la centésima parte del sufrimiento de quien es acometido por un cólico agudo.

         Debemos sentir gratitud por el hecho de ser saludables. Aunque una parte de nuestro cuerpo no esté funcionando bien, la parte predominante es la saludable. Por lo tanto, debemos agradecer a la parte de nuestro cuerpo que continúa funcionando normalmente.

         Sin embargo, la mayoría de los enfermos no agradecen los órganos sanos de su cuerpo y viven deprimidos quejándose por los afectados. Viviendo de esta manera, con la mente sombría, es muy difícil curarse. Vivir con tal actitud es como vivir encerrado en un cuarto sucio y reclamar por la falta de limpieza, o meter la cabeza en un armario y lamentarse porque está oscuro. Puede ser que una parte de la casa esté sucia u oscura, pero ¿por qué no ver la predominante que es limpia e iluminada?.

         ¿Al ser humano le gusta la suciedad y la oscuridad?. De ninguna manera. A él le agradan las cosas alegres, bellas y saludables. Por lo tanto, es suficiente reconocer con la mente dócil la parte buena y agradecerle. El sentimiento de gratitud tiene el poder de extinguir la parte sombría y sucia, y de curar las enfermedades. La gratitud da esperanza a la vida. La esperanza infunde fuerza vital al ser humano. La fuerza vital vuelve al cuerpo saludable e infunde ánimo para crear una ambiente bello y armonioso. Cuando el ser humano pierde la vivacidad mental, no obtiene resultados positivos en nada. La mente triste atrae un destino desdichado; la mente alegre, desbordante de gratitud, construye un destino feliz y vuelve saludable al cuerpo.

         No se lamente por insignificancias, ni se deje vencer por los pequeños fracasos. Si sus brazos no están funcionando bien, agradezca por el hecho de que sus piernas están en perfectas condiciones. Si su piernas no estuviesen óptimas, agradezca a sus pulmones que están sanos. Si sus pulmones no están en perfectas condiciones, agradezca a su cabeza que funciona y a sus ojos que miran. El sentimiento de gratitud es la única fuerza capaz de crear un mundo perfecto. (Fuente: Mensajes de Amor y Sabiduría. Págs. 72,73. Seicho Taniguchi).

Acerca de mikaela10

FORMACIÓN: Licenciada en Administración y Dirección de Empresas Graduada con Summa Cum Laude College of Mount Saint Vincent, Riverdale, New York Fecha de graduación: Mayo de 1996 HONORES: Delta Mu Delta, Nacional Honor Society in Business Administration Dean´s List nota media: 3.94/4.00 President´s Academic Honor Roll
Esta entrada fue publicada en Felicidad y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a SENTIMIENTO DE GRATITUD

  1. Cierto que la que escribió algo sobre la Gratitud fuera Klein, menos mal que alguien dijo algo sobre los sentimientos fundamentales que precisan un vínculo (desde Klein). Para mí sin duda alguna falta mucho por estudiar e investigar La Gratitud, al igual que El Perdón (no el religioso), el no quedarse fijado ni en la envidia (sólo precisa una persona) ni en el resentimiento (sólo precisa una persona). ¿Qué quiero decir? Que por supuesto son emociones y que a veces la gratitud produce una actitud, pero que fundamentalmente ambos sentimientos provienen de la misma teoría del desarrollo. No sólo son sentimientos sino que hablan de una posición equidistante de un otro. Que precisan ambos un desarrollo tanto en yo como en tú (no lo digo según Freud), precisa de conocer y manejarse con un otro, con un espacio entre ellos, con unas diferencias y unas semejanzas. Haber superado el mundo de la posesión (el Poder todos sabemos que pertenece al Narcisismo, por Freud y Bleichmar ya lo sabemos, ubicado pues en la relación con un otro donde no se interpone el duelo porque ya tiene capacidad, aún con dolor, de haber vivido y superado alguno. Donde la personalidad no viene reflejada por el concepto ni la realidad emocional y psíquica de La Carencia (más difícil aquí del sentimiento de gratitud). El duelo para logar superarlo sin llegar a la depresión, finaliza (uno nunca finaliza totalmente los duelos pero sí la desaparición de la angustia y la aparición de un comienzo de felicidad). Así pues, en el duelo cuando somos capaces de agradecer a la vida la presencia de la persona en nuestra vida a pesar del dolor, podríamos decir que hemos alcanzado esa parte de salud mental que se nos fue con el duelo, dispuestos a seguir abrazando a la vida). La aparición de la gratitud precisa por tanto el tú, el otro, el no estar sólo el yo como eje de la vida. Capacidad de pensar, elaborar, de sentir todo lo bueno y lo malo en relación a un otro que nos hace sentirnos queridos (para mí lo más importante que da la gratitud) por el regalo que nos da; su presencia, sus palabras, su cariño. Lo que provocó en nosotros y no era nuestro. Ese tesoro del otro en nosotros es lo que para mí conlleva el sentimiento de gratitud. Sonreír ante un regalo, una relación, una complicidad. Creo que deberíamos los clínicos hacer mayores desarrollos, investigaciones, estudios sobre la Gratitud con mayúsculas porque es un sentimiento que llega a ser social y nuestra sociedad precisa de buenos sentimientos; tales como la cortesía (que es educacional sin precisar tanto desarrollo como la gratitud). Yo, a alguno de mis pacientes les regalo una planta pequeña que crezca entre sus cuidados (me lo enseñó una psicoterapeuta mía) y me encanta la cara de agradecimiento que ponen. Yo soy muy agradecida, de corazón, y como siempre que tengo algo bueno me pregunto: si lo tengo yo ¿Por qué no lo pueden tener los demás? Será porque no han tenido el agradecimiento cercano a ellos. Sí el miedo, la actitud depresiva, el deseo de poder, la histeria y el largo mundo de los sentimientos y la base de las estructuras se inoculan a través del pensamiento o modo de tratarles ¿Por qué la gratitud no está dentro de ese afán de que sea de todos y por tanto se escribe más sobre ella? Me parece que hablar a favor en contra o con crítica ya sería un triunfo. Por eso lo que acabo de leer me parece una puerta abierta a la Salud Mental que es lo que nos importa. Un saludo afectuoso Maruxa Oñate Español Doctora en Psicología Clínica Nº de colegiada 1407 Correo electrónico maruxita@telefonica.net

    • mikaela10 dijo:

      Estimada Maruxa, muchas gracias por visitar mi blog y por compartir su opinión con nosotros. Muy interesante sin duda. Saludos cordiales, Pilar

      • Aunque algo tarde, leí su respuesta y le devuelvo las gracias. Quizá entre los que tenemos en cuenta la Gratitud con mayúsculas, podamos intentar extenderla por el mundo de cada uno. Yo creo que crecer es eso. Un saludo afectuoso, Maruxa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s