Riqueza es fruto del “amor”, de la “idea” y de la “Vida”

La “intención de servir al prójimo” es amor. Pero, si nos limitamos a pensar simplemente “quiero servir al prójimo” y no sabemos cómo hacerlo, de nada servirá. Concluimos, entonces, que para concretar la riqueza no es suficiente sentir el amor; él precisa estar acompañado de la “idea” que puede ser llevada a la práctica. Preliminarmente, la “riqueza” no es el “cúmulo de materia” y sí la concreción de la “idea para servir al prójimo”. En el “deseo de servir al prójimo”, o sea, el amor acrecentado de la idea para concretizarlo, la riqueza no es más que la manifestación en el mundo de las formas de esas dos existencias espirituales. Pero, para concretarlas es necesario que se les acreciente la “fuerza vital”. Si tenemos “buena idea para servir al prójimo” y sabemos lo que debe hacerse, pero nos limitamos a eso y no actuamos, ni la idea ni el amor se manifestarán en la forma. Para que se manifiesten en el mundo de las formas es indispensable hacer actuar la “fuerza vital”. Se acrecientan el amor, la buena idea y la fuerza vital- así ellos se concretan y pasan a constituir la riqueza infinita. Entonces, si queremos realizar en el mundo terrenal el mundo de la provisión abundante como el propio reino de Dios, debemos “buscar, en primer lugar, el reino de Dios y su justicia”, como dijo Jesús. “Reino de Dios” es el mundo de la Imagen Verdadera, o sea, el mundo que preexiste al mundo del fenómeno y lo que “existe” en este mundo es la “justicia”. Por lo tanto, la “justicia del reino de Dios” es la Sabiduría infinita, el amor infinito, la fuerza vital infinita. Si los buscamos, ellos se manifestarán espontáneamente y se realizarán en forma de riqueza infinita.

            El Amor, la Sabiduría y la Vida son existencias invisibles, o sea, son “existencias mentales”. Toda “riqueza” es la concreción de esa existencia mental y por eso ella no es “materia” propiamente dicha. Su sustancia es la “mente”. Si antes que nada, realizamos la riqueza infinita en la mente, se concretará en el mundo fenoménico la riqueza infinita.

            Para realizar en el “mundo de la mente” la riqueza infinita no hay medio más eficiente que la Meditación Shinsokan, porque en esa práctica visualizamos el amor, la sabiduría, la vida y la provisión infinitos de Dios como existencias reales y los diseñamos, nítidamente, en la mente. (Fuente: La Verdad de la Vida. Vol. 8. Págs. 143-144. Masaharu Taniguchi)

Acerca de mikaela10

FORMACIÓN: Licenciada en Administración y Dirección de Empresas Graduada con Summa Cum Laude College of Mount Saint Vincent, Riverdale, New York Fecha de graduación: Mayo de 1996 HONORES: Delta Mu Delta, Nacional Honor Society in Business Administration Dean´s List nota media: 3.94/4.00 President´s Academic Honor Roll
Esta entrada fue publicada en Prosperidad y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s