La fuente de la Eterna Juventud

¿La fuente de la eterna juventud? El envejecimiento se puede parar a los 30

Relaxation SceneUna importante investigación científica muestra que hay personas que no envejecen o lo hacen mucho más despacio durante toda una década. ¿Cómo lo logran?

Todos conocemos a personas que aparentan una edad muy inferior a la que tienen. Se trata de un fenómeno natural que siempre hemos atribuido a factores estéticos: si una persona está en buena forma, no es calva y no tiene canas, parece automáticamente más joven. Pero un nuevo estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences muestra que hay personas que realmente no envejecen o lo hacen mucho más despacio.

El equipo dirigido por Daniel Belsky, profesor de la Escuela de Medicina de la Universidad de Duke, ha examinado la evolución de 1.000 hombres y mujeres neozelandeses, de la misma generación (1972-73) y que han vivido siempre en el mismo pueblo: Dunedin. Los investigadores se fijaron en 18 marcadores que, según han evidenciado estudios anteriores, constituyen las principales muestras de envejecimiento: la presión arterial, la capacidad respiratoria, los niveles de colesterol, el Índice de Masa Corporal, la inflamación, la integridad de los telómeros…

En la mayoría de los participantes del estudio se evidenció un deterioro de estos marcadores –en ocasiones, por encima de la media– pero, sorprendentemente, tres de los participantes no mostraron ningún signo de envejecimiento en los 12 años que duró la investigación. Su declive biológico fue de cero años e incluso parecían más jóvenes, un fenómeno que, según Belsky y sus colegas, “podría revelar vías moleculares y conductuales del rejuvenecimiento”.

El ambiente importa más que la genética

La mayoría de investigaciones sobre el envejecimiento se centran en sujetos de edad avanzada, algo que Belsky considera poco acertado, pues el proceso de deterioro de nuestro cuerpo se da a lo largo de toda nuestra vida. Lo novedoso de este estudio es que ha estudiado el deterioro de personas jóvenes, que tenían 26 años cuando comenzó la investigación, por lo que los cambios fisiológicos propios de la vejez todavía no se habían manifestado.

Ahora bien, entre los 26 y los 38 años muchos de los participantes, que tuvieron que realizar ejercicios de habilidad propios de un geriátrico, mostraron un claro declive, muy similar al que se da en personas más mayores.

Los investigadores planean seguir estudiando a los participantes: la siguiente oleada de resultados se entregará cuando cumplan 45 años

Los investigadores han identificado diversos factores relacionados con un menor envejecimiento, aunque estos no son demasiado sorprendentes: llevar una dieta sana baja en grasas y sal, mantener un peso adecuado, no sufrir estrés, tener un fuerte sistema inmune, practicar ejercicio de forma regular y no fumar.

La buena noticia, como explica Belsky en el estudio, es que todos podemos incidir en nuestro envejecimiento ya que, como poco, el 80% de éste depende de factores ambientales, no genéticos. Su intención, en cualquier caso, es encontrar la forma de intervenir en el proceso de envejecimiento en su conjunto.

“A medida que nos hacemos viejos crece el riesgo de padecer todo tipo de enfermedades”, asegura Belsky. “Para prevenir de forma simultánea la aparición de todas ellas debemos atacar al envejecimiento en sí. De lo contrario, estaremos jugando al Whack-a-Mole [el popular arcade en que debemos aplastar a los topos que van saliendo de sus agujeros]”

Los investigadores planean seguir estudiando a los participantes: la siguiente oleada de resultados se entregará cuando cumplan 45 años. “Esto es sólo el principio”, asegura Belsky. “El siguiente paso es saber en qué nos puede ayudar esta información. Una de las cosas para las que puede ser útil es la identificación de las causas que aceleran el envejecimiento, para que podamos frenarlo. También será de ayuda para evaluar las terapias que pueden retrasarlo”. 

(Fuente: El Confidencial. Miguel Ayuso)

Un estudio publicado por Acupuncture and Electro-Therapeutics Research halló que las personas cuyos telómeros eran de longitud inusualmente baja presentaban con frecuencia enfermedades degenerativas crónicas, mientras que las personas con longitudes de telómeros largas gozaban de una excelente salud física y mental. Incluso más interesante es que este estudio descubrió que la acupuntura era capaz de aumentar satisfactoriamente la longitud de los telómeros mediante la estimulación del punto de acupuntura Estómago 36.

LifeWave usa Estómago 36 como un punto para diferentes protocolos de parches, incluyendo colocaciones básicas y avanzadas. A diferencia de la acupuntura tradicional, LifeWave usa tecnología no invasiva de parches para estimular suavemente los puntos de acupresión.

Retrase su envejecimiento ya. Viva más y viva mejor con los parches de antiedad de LifeWave. Para más información, por favor, visite el siguiente enlace: parches Y-Age

 yageprogram

 

Acerca de mikaela10

FORMACIÓN: Licenciada en Administración y Dirección de Empresas Graduada con Summa Cum Laude College of Mount Saint Vincent, Riverdale, New York Fecha de graduación: Mayo de 1996 HONORES: Delta Mu Delta, Nacional Honor Society in Business Administration Dean´s List nota media: 3.94/4.00 President´s Academic Honor Roll
Esta entrada fue publicada en Energia, Felicidad, Glutatión & Carnosine, Medicina natural, Nanotecnología, rejuvenecer, vitalidad y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s