FUENTE DE LA ALEGRIA DE LA VIDA

         La regla de Oro para alcanzar la felicidad es: “Da y recibirás”. Pero no debemos interpretarla desde el punto de vista materialista y pensar que “dando algo al otro, tendremos una gran recompensa”. Tal pensamiento es equivocado. Lo que recibimos a cambio del acto de donar es la felicidad, suscitada por una indescriptible sensación de recibir bendiciones que llegan de algún lugar. Esta sensación no es manifestada apenas en el momento en que practicamos el acto de donar, sino también en el instante en que pensamos en hacerlo. Al practicar la donación, esta sensación se intensifica y continúa vibrando en nosotros durante mucho tiempo, alegrando nuestra alma.

         “Donar” no significa solamente hacer donación material. Podemos ofrecer amor, bondad, simpatía…En el caso de donación material, si la persona la realiza con actitud mental semejante a la de alguien que lanza comida al perro, es obvio que ella no se sentirá bendecida.  Solamente el acto de donación acompañado de amor, gratitud y bendición proporciona  a la misma persona la sensación de ser bendecida. Este hecho muestra que la materia en si no produce tal efecto, pues, solamente cuando la donación material simboliza amor, gratitud y bendición, ella regresa al donante como nuevas bendiciones.

         Es evidente que quien puede donar es más feliz que la persona que necesita la donación. En tanto, quien está en la posición de recibir no debe sentir complejo de inferioridad por eso. Sólo es posible la alegría de donar cuando hay alguien que recibe la donación. De otro lado, quien la recibe no debe tener la actitud mental arrogante de no sentirse grato al donante. Cuando la persona se vuelve arrogante, deja de sentir la alegría de recibir. Toda donación debe recibirse como expresión del amor y debe ser usada con gratitud. Cada vez que mira o usa un objeto recibido como donación, la persona debe pensar que ese objeto es la concretización del amor y agradecer, en pensamiento, al donante. De este modo se logra multiplicar la alegría de recibir.

         Dios es Amor. Por eso, al expresar amor, se manifiesta la naturaleza divina que está latente en nosotros. Cuando esa naturaleza verdadera se manifiesta plenamente, nuestra Vida pasa a fluir con intensidad, proporcionándonos una maravillosa sensación de libertad. Dicen que Rikidozan, un destacado campeón de lucha libre, llegó a acumular una fortuna de alrededor de 100 millones de yenes. Pero según él, el momento que le proporcionaba satisfacción era cuando luchaba en el ring, manifestando su fuerza vital, y no cuando pensaba en sus bienes materiales. Esto comprueba que el ser humano siente la verdadera alegría de vivir cuando se dona, colocando al máximo su fuerza. (Fuente: Meditando sobre la Vida .Pág.73,74. Masaharu Taniguchi)

Acerca de mikaela10

FORMACIÓN: Licenciada en Administración y Dirección de Empresas Graduada con Summa Cum Laude College of Mount Saint Vincent, Riverdale, New York Fecha de graduación: Mayo de 1996 HONORES: Delta Mu Delta, Nacional Honor Society in Business Administration Dean´s List nota media: 3.94/4.00 President´s Academic Honor Roll
Esta entrada fue publicada en Felicidad y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s